50 aniversario de la FIT
>> Beatriz Arlanzón
Metatexis, la alternativa asequible
>> Aitor Medrano
Contrapunto teórico a las diez etapas de Leandro Wolfson
>> Sergio Viaggio
Por un puñado de dólares
>> Isabel Hoyos
Sobre teoría y traducción: respuesta a una lectora
>> Leandro Wolfson
Generalidades y bibliografía
>> Juan José Arevalillo
Significado de localización
>> Juan José Arevalillo
Componentes principales de un programa informático I
>> Juan José Arevalillo
Componentes principales de un programa informático II
>> Juan José Arevalillo
Presencia de la localización en el mercado y su formación específica
>> Juan José Arevalillo
Editorial
Cartas al director
Historia de la traducción
>> Alberto Ballestero
De buen rollo
>> Álex Kramer 
Reseñas
>> Aurora Humarán
Sección bibliográfica
>> Fernando Vidal
Escríbenos
Suscripciones
Colaboradores

 

Página albergada gratuítamente por


RED ESPAÑOLA DE I+D

 


TRADUCCIÓN EN ESPAÑA

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

     REVISTA DE TRADUCCIÓN
Número 8 - Marzo del 2004 - ISSN 1579-5314     
   
MetaTexis, la alternativa asequible  
                                                     >> Aitor Medrano

 

Hace unos quince años que los programas de traducción asistida entraron en el mercado. Sin embargo, no ha sido hasta hace poco que su presencia en el ámbito profesional ha experimentado un crecimiento espectacular, en parte debido al ritmo impuesto por las tecnologías de la información.

Muchos de los productos que se traducen actualmente proceden de multinacionales que dependen de la traducción como piedra angular de sus estrategias de localización. Para éstas, la reducción de gastos y de tiempo de lanzamiento al mercado comienza por la última instancia del proceso, los traductores. Sin duda, los profesionales de este campo sabemos el gran error que se comete al infravalorar la dedicación y el esfuerzo del traductor, pero no dejamos de recibir correos electrónicos del tipo «cuatro mil palabras, para mañana». Lo peor es que después de nuestro discurso de pundonor profesional «mira, esto es imposible hacerlo así, la traducción será mejor si me das más tiempo», la respuesta es siempre la misma: «lo necesitamos mañana». Es normal que nos desesperemos ante la falta de comprensión de aquellos que sistemáticamente anteponen el presupuesto o la fecha de entrega a la calidad de la traducción.

La duda razonable

Los programas de traducción asistida ofrecen muchas posibilidades para mejorar la consistencia y la calidad de las traducciones. Aunque, no nos engañemos, el principal factor para comenzar a utilizarlas es el aumento de la productividad que se puede conseguir desde el primer día de trabajo. Son muchas las agencias de traducción que exigen el uso de uno u otro programa, lo que hace plantearse preguntas como «¿merece la pena pagar tanto? ¿Qué programa compro?»

Siempre merece la pena invertir en un programa de traducción asistida. Aunque los clientes no lo pidan, mantener el trabajo en memorias de traducción resulta útil para los siguientes proyectos y es fácil beneficiarse de lo que ya se ha traducido. De hecho, si recibimos la segunda versión de un documento que tradujimos el mes pasado, podemos aprovechar la traducción anterior con muy poco esfuerzo, lo que supone una reducción del trabajo y un aumento de la consistencia, ya que las frases comunes tendrán exactamente la misma traducción en ambas versiones.

La segunda cuestión es qué programa elegir. Hoy en día casi todos hemos oído hablar de Trados, quizás el programa más usado, aunque también existen otros no menos importantes como Déjàvu, Transit, SDLX, MetaTexis o WordFast. La principal diferencia entre ellos es el enfoque que ofrecen para la interfaz de traducción. Mientras que Trados, MetaTexis y WordFast utilizan Word como interfaz, los demás importan el contenido a un formato propio de la aplicación y lo muestran en dos columnas, original y traducción. Las principales ventajas del primer enfoque son:

  • Facilidad de uso, ya que Word es una herramienta muy común.
  • Posibilidad de ver el contexto de la traducción. Trabajar sobre el documento nos permite comprobar constantemente el resultado de la traducción: no es lo mismo traducir un título que un pie de página o una leyenda.

Algunas de las desventajas:

  • Dependencia de Word. Cualquier fallo del procesador de textos o de comunicación entre ambas aplicaciones repercute en el trabajo.
  • El código para separar el original de la traducción sólo está oculto, por lo que el borrado accidental es más frecuente.

Por otra parte, el segundo enfoque cuenta con la siguiente ventaja:

  • Ofrece una mayor fiabilidad, ya que no se puede modificar el código y se trabaja sobre archivos convertidos en los que traducir es más rápido y sencillo porque el texto está segmentado. Posteriormente sólo hay que volver a convertir el archivo sobre el que hemos trabajado para obtener la versión final en el mismo formato en que se recibió.

Aunque la principal desventaja:

  • Se pierde totalmente el contexto de las frases que se traducen. Al presentarse el texto ya segmentado y en dos columnas en una interfaz distinta a la del documento original, resulta difícil determinar el contexto de las frases. No obstante, algunas de las posibles soluciones son imprimir el texto original o cambiar a la ventana de la aplicación original para realizar la búsqueda del texto conflictivo.

Otro aspecto a tener muy en cuenta es el precio. Las licencias varían según la complejidad de las aplicaciones que contengan: herramientas de alineación, gestión terminológica, filtros para convertir archivos de maquetación, etc. En este sentido, es muy importante valorar el uso que se va a dar al programa para identificar qué versión se adecua más a nuestras necesidades. Antes de decidirse, conviene echar un vistazo en foros de traductores, donde encontraremos comparativas de productos y opciones de compra en grupo en las que se pueden conseguir licencias a un precio reducido.

Programa recomendado: MetaTexis

Entre los nombres menos conocidos está el de MetaTexis, un programa de traducción asistida muy completo y asequible. Como bien dice su desarrollador, es una aplicación para traductores diseñada por un traductor. Esta es quizás una característica curiosa y algo insólita, que una sola persona se encargue del desarrollo de un programa con tantas funciones. Hermann Bruns, el desarrollador, decidió crear una alternativa a las aplicaciones tradicionales y ha conseguido que su programa esté entre los más completos, fiables y útiles para traductores autónomos. MetaTexis ofrece soluciones para las necesidades diarias. En un sólo programa se integran funciones de traducción, revisión, alineación y gestión de terminología, prestando especial atención a la compatibilidad con otros sistemas. Las características más destacables son:

  • Interfaz de traducción en Word.
  • Compatibilidad con documentos de Trados o WordFast.
  • Facilidad de uso: MetaTexis agrega una barra de herramientas personalizable a Word desde la que se puede acceder a las funciones más comunes.
  • Función de recuperación automática en caso de borrado accidental del código.
  • Compatibilidad con gran cantidad de formatos de archivo, entre ellos Excel y PowerPoint, sin necesidad de conversión previa.
  • Integración de programas de traducción automática y diccionarios externos.
  • Información estadística detallada.
  • Importación y exportación de memorias en formato TMX (v. 1.4) y Trados.
  • Alineación de documentos.

La aventura de traducir un programa de traducción

Al probar MetaTexis por primera vez me llevé una grata sorpresa. Me llamó la atención las posibilidades que ofrecía como alternativa a los programas de traducción asistida existentes y comprobé que no contaba con versión en español. Tras intercambiar impresiones con el desarrollador, inicié junto con otra traductora el proyecto de localización de MetaTexis. Las tareas inmediatas eran traducir la interfaz del programa y su sitio web, adaptándolos al mercado español.

MetaTexis incluye un subprograma para traducir el texto de la interfaz que se guarda en un archivo de texto. Además, los segmentos traducidos se almacenan en una memoria de traducción. De esta forma, el usuario puede crear una versión del programa en su idioma. Una vez traducidas todas las cadenas de texto, quedaban las comprobaciones lingüística y funcional para asegurarse de que el texto traducido no se cortara en ningún cuadro y que la versión localizada realizara las mismas funciones que la original. Fue necesario acortar y adaptar varios elementos de texto para que el usuario entendiera a primera vista el uso de algunas funciones. Durante el proceso de localización, el desarrollador fue creando versiones nuevas del programa, con nuevas funciones que traducir. Lo que de otra forma habría sido una ardua tarea para identificar el texto nuevo se limitó a la traducción gracias al subprograma antes mencionado, que además permite recuperar segmentos similares de la memoria y realizar búsquedas de palabras aisladas. Así, pudimos asegurar la consistencia de las versiones posteriores con la primera.

La localización del sitio web requería un enfoque con una visión más comercial que la interfaz en lo relacionado con la adaptación del contenido. Además, junto con cada nueva versión del producto, se producen modificaciones en el sitio web.

MetaTexis en marcha

Qué mejor forma de probar el programa que ponerlo a trabajar para traducir y revisar los archivos html que componen el sitio web del programa. El asistente incorporado permite preparar multitud de formatos de archivo para su traducción con MetaTexis.

Durante el proceso, se puede crear la memoria de traducción y el glosario, además de definir las opciones propias del proyecto, como la combinación de idiomas. MetaTexis ofrece la posibilidad de adecuar el formato de la memoria de traducción al tipo de contenido. De esta forma, se pueden crear memorias más sencillas si se van a incluir pocos segmentos o poca información sobre ellos.

Una vez completado el asistente, se empieza a traducir de la misma forma que con Trados o WordFast. MetaTexis inserta una barra de herramientas y un nuevo elemento de menú con acceso a todas las opciones del programa. También se pueden configurar las teclas de acceso rápido más cómodas para el usuario.

El centro de bases de datos facilita la gestión de memorias y glosarios en una interfaz sencilla.

La interfaz de opciones generales permite configurar multitud de opciones sin confundir al usuario, que puede encontrar lo que busca de forma intuitiva.

Por último, se genera la versión final del documento con la ayuda de una opción de menú.

MetaTexis resulta una buena opción tanto para aquellos que quieren empezar a trabajar con programas de traducción asistida —que podrán ponerse a traducir en poco más de cinco minutos— como para los más experimentados —que tendrán la oportunidad de probar nuevas funciones y ver todo lo que puede ofrecerles el programa. MetaTexis cuenta con una versión de prueba gratuita que se puede descargar de su sitio web. Además, el servicio de soporte técnico —también disponible durante el periodo de prueba— puede solicitarse desde el propio programa y resulta excelente, con un tiempo de respuesta rápido y de manera concisa.

Enlaces útiles a:

Herramientas de traducción
MetaTexis www.metatexis.org/espanol
Trados www.translationzone.com/product.asp?ID=91
DéjàVu www.atril.com
SDLX www.sdlintl.com/products-home/products/products-and-services/sdlx/sdlx-editions.htm
Transit www.star-solutions.net/html/eng/produkte/Transit-Satellite-PE.html
WordFast www.wordfast.net/es-es/index.html

Información y comparativas sobre programas de traducción asistida
Comparativa de productos www.lai.com/tmcompet.htm
ProZ www.proz.com/?sp=cat/index
Translators Cafe www.translatorscafe.com/cafe/Software.asp



Aitor Medrano, amedrano@menta.net, es licenciado en traducción e interpretación por la Universidad de Granada y obtuvo un diploma de postgrado en localización de software en la Universidad de Limerick (Irlanda). Trabaja como asesor de traducción. Está especializado en ingeniería de software, herramientas de traducción asistida y localización de contenidos multimedia. Es experto certificado en Trados e imparte cursos de formación sobre herramientas de traducción asistida. También trabaja como traductor autónomo de textos técnicos y software.


Todos los artículos y colaboraciones publicados en La linterna del traductor son de propiedad exclusiva de sus autores y no está permitido reproducirlos sin autorización previa. La linterna del traductor no se responsabiliza, ni necesariamente comparte las opiniones expresadas por sus lectores o colaboradores.